XIX.- The doors

Allí arriba la pasión no se contiene.

Se transmite.
Fluye a través del músico, fundido al instrumento.
Energía pura sin restricciones. No se piensa, se siente.
Vibrante y pesado, acaricia la melodía desde abajo.
Y aunque no debiere, grita sordamente abriéndose camino.

Éxtasis... En busca del shibumi...

Allí arriba la pasión no se contiene.

Y yo quiero ser libre.


6 comentarios:

shakaran dijo...

La pasión incontenible transmitida y moldeada por el instrumento a través del músico.

Sentidos agudizados sin restricciones adheridos a melodías emergentes con sútiles notas.

Shibumi la perfección estilada.

Muy buen post, sigue así ;)

Athos dijo...

*ah* uno del clan de las neuronas... Gracias ghermano :)

lady marmalade dijo...

all I need is a kiss from a melody... :P

Athos dijo...

En estos momentos D'Art, no se si quiero besarte o estrangularte xD
Matarte de amorrrr!
:********
Te echamos un montón de menos! (travistiendo de ternura xD)


Por cierto, te tenemos que introducir en la broma del "you arrrr verrrrry kaaaaind!" xD Recuérdamelo.
Un besazo!

Krön dijo...

Sócrates te mandaría al infierno por esto, y Dante Alighieri al segundo círculo.
Pero déjalo, el apetito incontrolado está genial...

Krön dijo...

Dios... cómo se me va! XD